viernes, febrero 24, 2006

Semana Lepera



Más que una semana, han sido 10 días. Vuelta al mismo sitio donde tuve el accidente. Y lo primero que hice, pasar por el sitio donde tuve el golpe. No me llaméis morboso, pero lo de no recordar nada, es una suerte, pero a veces ayuda saber en que falla uno para corregirlo en el futuro (eso ha sonado a encuesta de empresa de servicios).

Y nada, no recordé nada (yuhuuu!!!). De echo no fué donde yo creía, sino en otra parte de la carretera, y con unas circunstancias diferentes a las que me hube imaginado. El mal rollo que me entró por el cuerpo al pasar por la farola (que aún sigue allí tirada) no me lo quita nadie, pero en fin... Allí estaba yo, sin trauma y haciendo chistes de farolas.

En la foto, la tienda de mis grandes amigos Jose Miguel y Virginia, en Lepe, donde he estado haciendo como el que trabaja (pero sin trabajar, evidentemente, no sea que esto lo vea un inspector o algo...) y hubo tiempo para todo: Un poquito de programación, un poquito de resucitar un disco duro muerto, las cervecitas con los coleguitas de allí, y un rato para hacer el capullo con unas gafas naranjas mientras pintas en un papel al rey león, por ejemplo...

Y eso si, ante todo, completé el ciclo: Llegué, sano y salvo, a donde tenía que llegar aquella vez que una vez una farola y mi inoportuna imprudencia me lo impidieron, y me tomé un cubata con mi amigo. No me gusta tentar a la suerte, pero en esta ocasión, me tengo que decir a mi mismo: Con dos cojones.

Salidos a raudales.

1 comentario:

aristoteles dijo...

Que bien te lo pasas, perro.

Me gusta nu nuevo look... Pareces mas interesante.

P. D. Tengo mono de cervezas con mis antiguos compis...
Ahora que cambio de curre a ver si quedamos...